PARQUE NACIONAL DEL OMO

OmoNationalParkEste parque se encuentra prácticamente al final del Valle del Rift. Limita al este con el río Omo antes de su llegada al lago Turkana, al sur con la frontera de Kenia y al oeste con la frontera sudanesa.

El hábitat es de sabana, con una superficie de 4608 km2.

El paisaje lo forman pequeñas colinas, acacias, árboles de hoja caduca y bosque ribereños en las orillas del río Omo.

El parque se creó para la protección de los elefantes y jirafas, así como del eland, el antílope más grande de Africa.

También se pueden ver cebras de Burchell, oryx, grandes y pequeños dudús, gacelas, gerenuk (antílopes jirafa) y tiangs. Así mismo habitan otros grandes mamíferos como elefantes, rinocerontes negros, leopardos y búfalos sudaneses.

Entre los bosques de tamarindos e higueras, es fácil encontrar colobos blancos y negros y colobos guereza.

En el parque se han llegado a contabilizar hasta 350 especies de pájaros, entre ellos 5 de los 16 endémicos. Entre los endémicos, el ibis etíope y el loro de frente amarilla.

Además cerca de las orillas de los ríos se pueden ver garzas Goliat, martines pescadores malaquita, turacos, abejarucos y gran cantidad de especies de palomas grises y esmeralda.

Es de destacar, que desde hace algún tiempo, el río Omo presenta un nuevo aliciente turístico: la posibilidad de hacer rafting en sus aguas. La mejor época para ello es entre septiembre y octubre.

Al este del Parque nacional del Omo, se encuentra el Parque Nacional del Mago, que aunque de difícil acceso, se puede llegar a él por la carretera que va desde Arba Minch hata Jinka. Con una superficie de 2162 km2, está constituido por llanuras de sabana a 450 m de altitud y desiertos que van desde la frontera del parque hasta el lago Turkana.

Un total de 81 especies de mamíferos, tales como la jirafa, elefantes, leopardos, leones y búfalos. También se pueden ver rinocerontes negros, así como en sus ríos, cocodrilos, hipopótamos y peces. Si bien la visita conviene realizarla entre el final de noviembre y el final de febrero, no es aconsejable si antes no se han conocido otros parques, porque ni la cantidad de animales es significativa, ni el parque tiene una infraestructura adecuada.