KONSO

konso_1Camino del río Omo y desde Arba Minch nos encontraremos con la ciudad de Konso, en cuyop entorno se localizan los poblados de la etnia konso. En la cima de las colinas se sitúan las aldeas Konso, verdaderas fortalezas con muros de hasta 3 o 4 m de altura, limpias, ordenadas, en torno a las cuales se extienden las terrazas de cultivo, si bien no es una zona rica. Dentro de la muralla, están las viviendas que se distribuyen en estrechas callejuelas. Para entrar en una casa hay que entrar a gatas, lo que permite a la familia ver si es un amigo o no. Así se accede a un patio en el que hay varias construcciones circulares con techos de paja, que es donde vive la familia, el establo, y un granero.

Su estructura social se basa en la pertenencia a uno de los nueve clanes, gada, en que se encuadra la sociedad konso. Estos gada son exógamos, es decir que los matrimonios se realizan entre personas de clanes diferentes clanes, y las relaciones de parentesco y herencia siguen un modelo patrilineal. Cada gada cuenta con una autoridad religiosa que recibe el título de pokwalla. El gada, el complejo sistema de “grupos de edad, estructura a los varones konso.

A partir de la adolescencia, los jóvenes entran a formar parte de un “grupo de edad” que tiene la finalidad de irles preparando para la vida adulta. Esos “grupos de edad” más adelante pasarán a formar parte de clases sociales diferentes (guerreros, agricultores, …), hasta que finalmente, el “grupo de edad” llegara en la edad madura, a formar parte de la clase superior en la sociedad Konso: los ancianos.

Tienen unas ancestrales creencias religiosas, estas son muy diferentes a las otras tribus. Destacan sus totems, y en concreto sus Konso Waka. Los cuales son objeto de expolio y vendidos en el mercado negro de antigüedades.

Según la tradición fúnebre de la comunidad, los difuntos permanecerán 9 años y 9 meses momificados en una cabaña, tras este tiempo, son enterrados. Si el difunto fue un guerrero, o mató a un león, o fue una autoridad religiosa o pokwalla se levantara un Konso Waka en las tierras que cultivo, los bordes de los caminos o al lado de sus tumbas, con el fin de representarle una vez muerto.

Son reconocidos músicos, y tienen bellas danzas indígenas. En general son artesanos muy productivos cuyos productos se venden en los mercados a otras tribus, o zonas de Etiopia.